La carencia que no le falta nada: Rebollo Gil